Un Bonsai puede ser muy trabajoso

 bonsai1.JPG

Como todo en la vida, las cosas pequeñas requieren de más trabajo y cuidado, ¿verdad? , Pues, si hablamos de jardinería, pasa lo mismo, las plantas y árboles más pequeños requieren de un cuidado más meticuloso y estricto lamentablemente.

Si eres una fanática de esos pequeños arbolitos que parecen de juguete, pero no tienes uno por que no sabes cuidarlo... pues ya no hay excusas. Hoy te traemos consejos básicos que debes tener en cuenta para cuidar tu pequeño Bonsai.

La definición de Bonsai es muy clara y especifica. Es el arte de cultivar árboles y plantas, reduciendo el tamaño mediante técnicas, como el trasplante, la poda, el alambrado, el pinzado, etc. modelando su forma para crear un estilo que nos recuerde una escena de la naturaleza.

Estos arbolitos se cultivan siempre en recipientes pequeños, por eso su sistema radicular se seca con mayor facilidad que el del resto de las plantas que están en la tierra. Lo más importante del cuidado de los Bonsai es el riego de ellos. Respecto a eso, debes tener en cuenta tres aspectos fundamentales: La exposición a la luz, la época del año, y por último, si el arbolito está en compañía de otras plantas.

Es conveniente cultivarlos en el exterior durante todo el año. En el caso de las especies tropicales y subtropicales, éstos han de protegerse de las temperaturas bajas durante la época más fría, protegiéndolos en un invernadero frío muy bien iluminado. En todo caso, si se cultiva en el interior de casa, debe estar lejos de fuentes de calor y junto a una ventana muy luminosa, sin sol directo, sólo durante la época fría del año (otoño/invierno).

Se ha de regar cuando la superficie de la tierra comienza a secarse y de forma abundante, es decir, hasta que salga por el drenaje. Esto suele suceder dependiendo de muchos factores (época del año, clima de la zona, actividad del árbol, situación, etc.) y, por tanto, el riego puede ser necesario varias veces al día en verano o cada dos o tres días en invierno.

También hay otros factores a considerar como el abono y la poda del Bonsai. Respecto al abono, el más adecuado es el abono orgánico sólido para bonsái. Hay que abonar especialmente durante los períodos de crecimiento y formación de yemas (primavera y otoño). En período de reposo vegetativo, es preciso dejar de abonar, salvo que su cultivo sea interior. No se deben abonar plantas débiles o enfermas, ni durante los treinta días posteriores a un trasplante o poda.

Respecto a la poda hay dos clases:

1.Poda de mantenimiento: Sirve para formar poco a poco el bonsái y para acentuar las formas deseadas. Para hacerlo se podan las ramitas cuando tienen 7 u 8 pares de hojas, cortando por encima de los 2 ó 3 primeros pares de hojas. Se han de quitar las hojas amarillas y los brotes del tronco.

2.Poda drástica o de formación: Consiste en podar el bonsái drásticamente para darle la forma que se quiere. La forma de poda más drástica es la que se realiza destinada a los ejemplares en escoba: cuando se quiere crear este estilo se debe cortar el tronco con una navaja afilada en bisel o cóncavamente para que las ramas que surjan lo hagan desde el mismo punto. Y para que éstas crezcan hacia arriba conviene rodear el corte con un cartón opaco que sobresalga unos 5 centímetros para que las ramitas se dirijan hacia arriba disimulando la cicatriz. En el corte se debe untar la herida con una hormona cicatrizante.

De esta manera, siguiendo estos consejos podrás mantener a tu pequeño arbolito en perfectas condiciones y con mucha vitalidad.

Vía: Wikipedia

Especiales

Artículos recomendados

Comentarios

1 Comentarios

Muy útiles sus sugerencias, gracias.

Vie, 2011-07-01 16:14