Ropa siempre suave

 almidon.JPG

A quién no le gusta la ropa bien suavecita  y como inflada, ¿no? Sobre todo las toallas y la ropa gruesa, que despues de un par de lavados queda como una lija. Antiguamente, las amas de casa almidonaban las prendas, y quedaban siempre como recién compradas. Lo cierto es que hoy en día puedes conseguir productos preparados  para esto, pero nunca va a quedar igual como el método casero.

Hoy en día se venden aerosoles y líquidos especiales para dejar tu ropa bien suave, pero si no te gusta como terminan dejando tu ropa, hoy te contamos la vieja receta que dejará tu ropa regordeta y bien suavecita al tacto.

Lo que debes hacer es comprar una caja de almidón y diluir una cucharada sopera en dos litros de agua fría. Luego, sumerge la prenda una vez que la hayas lavado y enjuagado. Recuerda que el almidonado es el último paso, y por eso la prenda debe estar limpia previamente. Recuerda también que la prendas a almidonar pueden ser de lino o de algodón, aunque algunas prendas de poliéster también admiten almidones.

Coloca la prenda en el almidón diluido con agua y trata de que se impregne de forma pareja, levantando y volviendo a meter la prenda. Luego quita el exceso de agua con una toalla o pasando la prenda por la centrifugadora.

Si se trata de ropita de bebe es aconsejable darle un último enjuague con agua en la que se habrá disuelto previamente una cucharada de fécula de maíz. Esto dejara las prendas bien suaves y apenas almidonadas. Ten en cuenta que ropa de bebe por lo general es bastante ligera, y si la almidones de más se estropeará.

Especiales

Artículos recomendados

0 Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.