Arreglos para el Día de San Valentín

Arreglos-para-san-valentin-1.jpg iStock/gitusik/thinkstock

El Día de San Valentín está cada vez más cerca. Los corazones decoran los escaparates y el rojo tiñe con su vivacidad la ciudad. ¿Que tal si te unes a este espíritu y decoras tu hogar para esta fecha tan especial? Mira las propuestas de arreglos para San Valentín que te traemos a continuación.

El rojo, el símbolo del amor

Arreglos-para-san-valentin-2.jpgEl rojo y toda su simbología no pueden faltar. ¿Qué mejor que la intensidad de este color para representar el amor que sientes? Además, elegir este color para tu decoración de San Valentín tiene una ventaja muy importante: multiplicará tus alternativas de decoración. Y es que el rojo es el color clásico de San Valentín. Ahora bien, si así lo deseas, puedes teñir tu velada con un toque de originalidad, utilizando otros colores como el rosa y el blanco; estos nunca fallan. 

Las velas, la iluminación perfecta

Arreglos-para-san-valentin-3.jpg¿Hay algo más romántico que una cena a la luz de las velas? Probablemente, no. Y es que las velas para San Valentín, con su tenue luz, hacen que cualquier ambiente se torne más acogedor e íntimo. Aprovecha esta oportunidad para jugar con los colores y tamaños; compra velas en distintas tonalidades y de diferentes alturas. Combínalas a tu gusto sobre platillos blancos o negros. De esta manera, realzarás los colores de las velas y cuidarás que tu mesa no se queme.

Las flores, una presencia infaltable

Arreglos-para-san-valentin-4.jpgSalvo que seas alérgica a las flores, no existe ninguna razón que pueda justificar su ausencia en los festejos de San Valentín. Deja que el aroma de tus flores favoritas inunden la habitación. Juega con las formas y alturas de los floreros: deja que tus gustos te guíen. Si necesitas más ideas, puedes consultar Centros de mesa para San Valentín.

Y recuerda: no necesitas gastar mucho dinero, ni complicarte la vida para que tu noche sea perfecta. Aprovecha la decoración del Día de los Enamorados para jugar, esmérate, pero no sacrifiques tu calma ni tu buen ánimo en pos de la decoración. Pues, en definitiva, lo esencial de esta noche será invisible a los ojos.

Artículos recomendados

0 Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.