Cómo hacer cortinas romanas

Cómo hacer cortinas romanas

Las cortinas romanas representan una solución estética moderna y de estilo. Hacen lucir las ventanas y le dan a los ambientes una apariencia renovada. Si estas pensando en incorporarlas a tu casa, no te pierdas esta sencilla explicación de cómo hacer cortinas romanas en tu propia casa.

Si estas decidido a emprender el proyecto, asegúrate de que cuentas con todas las herramientas necesarias para desarrollarlo: tela para la cortina, forro de tela, anillos de cortina, cinta de lazo, cuerda y varillas de madera de 1 o 2 pulgadas de espesor cortadas al ancho de la cortina.

Lo primero que debes hacer es tomar las medidas de la ventana. Debes ser muy preciso pues el encanto de las cortinas romanas es que cuando se encuentran desplegadas se ajustan exactamente a los bordes de la ventana. Para el corte de la tela recuerda que debes dejarle 2 pulgadas extra de largo y 4 de ancho a la medida que tendra la cortina terminada. Al forro debes dejarle 2 pulgadas extra de largo y de ancho.

El siguiente paso es coser los anillos de la cortina a lo largo de ambos bordes laterales dejando un espacio de una pulgada desde el lado y de una pulgada y media desde los límites superior e inferior. Asegúrate de que los anillos queden perfectamente alineados. Una vez logrado, es momento de coser el forro de la cortina y la cinta de lazo y hacer el dobladillo.

Las varillas deben ser pasadas a lo ancho de la cortina y ser ajustadas a los anillos que están colocados a cada lado. Luego se pasa la cuerda en cada una de los segmentos, para asegurara el desplazamiento. Para que te quede completamente planchada al estar desplegada puedes añadirle algo de peso al borde inferior con alguna cinta decorativa por fuera.

Artículos recomendados

Comentarios