Acabados Faux: una alternativa para tu pared

Acabados-Faux-una-alternativa-para-tu-pared-1.jpg Jerry McElroy/iStock/Thinkstock

El acabado Faux no es más que pintar la pared con una esponja, un procedimiento que dejará tus habitaciones originales y realmente hermosas. Incluso no es necesario que lo hagas en toda la habitación, sino que puedes hacerlo en una o dos paredes. Una pared pintada con esponjas añadirá color, interés, profundidad y textura a tu habitación. Es una forma fácil y rápida de redecorar la habitación, y es menos costosa que el papel tapiz.

Además, lo puedes hacer tú. Solo necesitas algo de tiempo, dos tipos de pinturas -el color de base y el que usarás con la esponja- y un trapo. Luz, brillante, animada, tenue, antiguo, son algunos de los efectos que puedes darle a tu habitación, según tu deseo. Estos efectos pueden ser sutiles, con color traslúcido en capas en un tono similar de pintura opaca en la base, o audaz y descarada, gracias a las nuevas pinturas metálicas. A continuación te contamos cómo aplicar la pintura que pueden dar a tus paredes interiores un color y textura impresionantes.

El primer paso es que la pared a pintar esté limpia y así la pintura se adhiera sin dificultades. Si la pared tiene hongos, puedes lavarla con agua con cloro. Para ello, usa guantes y tapaboca. No olvides proteger el piso y los muebles que no puedas retirar de la habitación, así como cubrir puertas y ventanas y sus marcos para no manchar nada y tener menos que limpiar una vez que acabes con la pintura.

Ahora sí puedes comenzar. Pinta la pared con el color base que has elegido, que debe ser más suave que el que aplicarás en el acabado. Pero recuerda, ambos colores deben combinar.  Usa la esponja para aplicar poco a poco el segundo color. Para que no chorree, puedes agregar algún producto especial para ello, y además debes quitar el exceso de pintura de la esponja antes de aplicarla en la pared y no la presiones demasiado.

Para esta técnica hay que tener paciencia, pues debes hacerlo lentamente para que quede uniforme y sin chorrearse. Con una esponja pequeña puedes retocar las esquinas y bordear los marcos, para que el acabado quede perfecto.

Artículos recomendados

Comentarios