Cómo quitar el óxido del fregadero

Imagen de Eleazar Sulbaran
Enviado por: Eleazar Sulbaran

Lavar los platos en un fregadero oxidado no es nada saludable para nosotros, cosa que ocurre a pesar que el acero inoxidable no se oxida con facilidad, ya que eso no implica que sea a prueba de manchas. Esto sucede porque el metal puede reaccionar con el agua, produciéndose una corrosión galvánica que decolora la superficie del fregadero.

Hay diversos tipos de acero inoxidable, y algunos pueden ser más propensos a corroerse que otros. Sin embargo, al comprar un fregadero de acero inoxidable, debemos cerciorarnos que tengan un alto contenido de cromo para que no exista una alta probabilidad de que el acero se oxide.

Pero si en casa tiene oxidado su fregadero oxidado, no necesariamente tienes que comprar uno nuevo. Puede tomar una esponja de fregar y echarle vinagre. Esta debe ser frotada sobre la superficie oxidada del fregador, siendo esta una alternativa rápida y ecológica.

También puede probar con una esponja húmeda a la que le puede agregar una pasta de bicarbonato de sodio, la cual debe frotar en las partes oxidadas del fregador. Pero si tiene que enfrentarse a manchas muy difíciles, puede dejar sobre las mismas una porción de esta pasta por un tiempo que oscile entre 15 a 30 minutos y después limpiar con un trapo.

Usando agua carbonatada puede obtener resultados satisfactorios, así como con líquido de encendedor por si no le funcionó con todo lo anteriormente mencionado. Este líquido es inflamable y tóxico tanto para usted como para el medio ambiente, por lo que debe manejarse con mucho cuidado y tenerlo como un último recurso.

Todos estos consejos de realizarlos correctamente, lo ayudarán a que tenga un fregador reluciente y libre de óxido, siendo un buen implemento para que pueda fregar sus platos con mucha higiene y logre preservar su salud.

anterior Compañeras para tus cortinas: las abrazaderas siguiente Emma: silla y mesa auxiliar

Artículos recomendados

Comentarios