Usos alternativos de las bolsas Ziploc

Ziplog bag.jpg Juanmonino - RF - Thinkstock

En 1963 surgió la bolsa Ziploc, primera bolsa de plástico con cierre y por ello reutilizable. Se trata de un producto super reconocido actualmente y uno de los más usados para conservar los alimentos en la cocina. La bolsa Ziploc se presta para numerosas funciones y resulta muy práctica en varios ámbitos del hogar.

Aquí les traemos algunos de los usos alternativos de las bolsas Ziploc:

  • Amasar sin ensuciarnos: Si colocamos la masa dentro de una bolsa Ziploc podemos amasar sin que la mezcla se pegue a nuestros dedos y evitamos así que nos queden pegajosos.
  • Quitar goma de mascar o cera de la vela de un mantel, un sofá, o alfombra: Si se nos pega goma de mascar o cera de vela en algún tejido, con una  bolsa Ziploc llena de hielo podemos endurecer la mancha y luego quitarla más facilmente con una espátula.
  • Hacer una manga pastelera: Haciendo un pequeño recorte en una esquina de la bolsa la podemos utilizar como una manga pastelera para decorar tortas.
  • Sopa siempre lista: Podemos hacer sopa y conservarla en el congelador con las bolsas Ziploc. Solamente hace falta llenar las bolsas con la sopa y guardarlas en el freezer. Una de las ventajas de las bolsas es que pueden apilarse y de este modo hacernos ahorrar espacio en el refrigerador.
  • Almohada de emergencia: Inflando una bolsa Ziploc cerrada con una pajita, podemos hacer una almohada de emergencia para esas ocasiones en las que dormimos lejos de nuestras camas.
  • Romper galletas para hacer una torta: Las recetas de tortas suelen incluir galletas molidas, y el proceso de la molienda frecuentemente genera enchastres en la cocina. Si colocamos las galletas en una bolsa Ziploc podemos rodar el palo de amasar por encima o golpearlas y de este modo romperlas sin generar un mar de migas alrededor.
  • Evitar que nuestra cartera se llene de maquillaje: Conservar el maquillaje en una bolsa Ziploc es una buena opción para evitar los frecuentes derrames de polvo y pintura que suelen ensuciar el interior de nuestras carteras.
  • Bolsa desinflamante: Llenando una bolsa con cubitos de hielo podemos crear una compresa fría para aplicar en zonas del cuerpo inflamadas.

Vemos cómo hay mil formas de darle utilidad a este tipo de bolsas y cómo cada día podemos descubrirles nuevos usos e ir aplicándolos a nuestras tareas del hogar.

Etiquetas

Artículos recomendados

0 Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.