Decoración al estilo contemporáneo

Decoracion  contemporanea.jpg poligonchik - RF - Thinkstock

Si bien se suele pensar que los interiores modernos son fríos y minimalistas, la realidad es que hoy en día esta afirmación tiene muy poco de cierto. Las tendencias en decoración de estilo contemporáneo generan ambientes muy confortables y acogedores y por ello hoy les traemos algunos tips a tener en cuenta acerca de este tipo de decoración.

Se trata de un estilo que claramente se basa en la sencillez, lo sutil, las texturas neutras y sobre todo las líneas limpias.

Hoy les traemos detalladas algunas de las características más relevantes del estilo contemporáneo que nos permitirán decorar nuestro hogar y tener un bagaje de conocimientos mayor en cuanto a tendencias en decoración de interiores.

  • Muebles: Los muebles característicos del estilo contemporáneo siguen las líneas limpias, con suaves curvas. Suelen ser de madera o de metal, o incluso de ambos materiales mezclados con vidrio. Normalmente se usan maderas ligeras y con muy pocos detalles que se adhieren a la línea de lo neutro. La tapicería sigue también el concepto de superficie lisa.
  • Colores: El esquema de decoración contemporánea se basa en los colores neutros, como cremas suaves, tostados, grises, blancos y negros, que ofician de telón para el resto de las cosas. La verdadera clave para un diseño contemporáneo es el acento de color que se genera ante el contraste de esta base neutra con otros objetos o sectores con colores más vibrantes.
  • Tejidos: Las telas suelen ser claras desde el punto de vista de que no tienen diseños importantes ni una gran cantidad de patrones. Los colores sólidos son generalmente la mejor opción para los tejidos en una habitación de estilo contemporáneo.
  • Ventanas: Como todo lo demás, las ventanas suelen ser simples, de líneas rectas y por lo general sin mucha cantidad de guías ni separadores. Se trata de ventanales grandes y sin elementos decorativos.
  • Piso: Los pisos modernos suelen ser de vinilo, concreto pulido o piedra. Pueden llegar a admitirse alfombras siempre y cuando sean simples y limpias.
  • Iluminación: La iluminación, generalmente dejada de lado por otros estilos de decoración, en el estilo contemporáneo cobra un gran protagonismo. Las lámparas y artefactos de iluminación suelen ser de metal o de vidrio y además de iluminar los espacios, se vuelven objetos de decoración en sí mismas. Las luces suelen utilizarse para resaltar determinados puntos focales de la habitación y llamar la atención donde se necesita, generando de esta forma, ambientes cálidos.
  • Accesorios: En el estilo contemporáneo, menos es más. Los accesorios no tienen cabida. Si sentimos la necesidad de agregar algo debemos asegurarnos de que hace juego con el resto de las cosas. Los accesorios deben ser racionalizados y hacer hincapié en su estructura. Mientras menos tengamos, mejor.
     

El estilo contemporáneo por su funcionalidad y versatilidad puede aplicarse tanto a oficinas como a tiendas, lofts y viviendas. Se trata de un modo de organizar y decorar el hogar que nos hace sentir que habitamos un lugar fresco, ordenado, lejano al caos y por ello relajante.

Especiales

Artículos recomendados

0 Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.