El efecto de la música en nuestras plantas

El-efecto-de-la-musica-en-nuestras-plantas.jpg Ingram Publishing/Thinkstock

La música es una de las artes que propaga emociones y sentimientos de manera más real y palpable. Es parte de nuestra vida diaria, y muchos de nosotros no podríamos vivir sin ella. ¿Pero sólo es amor al arte? ¿O es que acaso la música es el secreto para mejorar ciertos aspectos vitales?

En lo personal, por ejemplo, he escuchado cientos de veces hablar a doctores, psicólogos y madres, cómo la música influye positivamente durante el desarrollo de un bebé. Sin embargo, jamás me hubiese imaginado, que los efectos musicales serían una efectiva terapia para que nuestras plantas y flores crezcan fuertes, saludables y bellas. ¿Quieres descubrir conmigo está interesante técnica? Acompáñame entonces a través de los secretos de la música.

Si bien es cierto que no hay una ley oficial que corrobore que bajo la influencia de la música, o de la voz del dueño, se encuentren diferencias en el desarrollo en la práctica puede observarse esta afirmación claramente. Experimentos han demostrado cómo las plantas que han recibido estímulos suelen germinar con mayor rapidez y alcanzar un mayor tamaño en comparación con aquellas que están rodeadas sólo de silencio.

Estos estudios e investigaciones han llegado a proponer, incluso, qué música es la más adecuada para el perfecto desarrollo de las plantas. La música por excelencia recomendada es la clásica, la cual al ser suave, ejerce una energía positiva sobre estas, interviniendo en el nivel de resistencia y tiempo de vida de la planta cómo lo indican estudios de Dorothy Retallack, en 1973 y los de Stefano Mancuso, en el 2006.

Otra variable que se debe manejar con cuidado en el momento de someter a nuestras plantas a este “tratamiento musical” es el nivel del sonido. Según estudios del Instituto Nacional de Biotecnología Agrícola de Corea del sur, la frecuencia de los sonidos será proporcional al crecimiento. La frecuencia ideal propuesta debe oscilar entre los 125 Hz y los 250 Hz.

Siendo así, ¿por qué no pruebas tú misma?. La próxima vez que riegues tus plantas o en tu práctica cotidiana para su cuidado prueba encender la radio, pon un CD con los mejores de esos clásicos que sublevan el alma, y deja que tu planta disfrute de esa magia que la hará crecer fuerte y sana. Después de todo, es un ser vivo, y al igual que nosotros, necesita notas de tranquilidad. 

Especiales

Artículos recomendados

0 Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.