La mejor forma de cuidar nuestras plantas

plantas2_0.jpg

Tener plantas en nuestros hogares es una elección maravillosa. Ellas no sólo traen vitalidad y colorido a los espacios, sino que refrescan la casa y aportan salud a sus habitantes. Pero ojo: al ser organismos vivos es importante que las mantengamos bien cuidadas. Hoy te traemos algunos consejos para ayudar a que tus plantas crezcan y se desarrollen saludablemente.

Al comprar una planta revisa siempre la etiqueta que traen. Por lo general, estas vienen con una información que especifica su nombre, la cantidad de luz que necesitan para vivir, la frecuencia con que debes regarla y qué tipo de fertilización se recomienda emplear. Recuerda que las plantas que requieren mucha luz debes colocarlas cerca de ventanas o áreas iluminadas. En cambio, las que tengan menores demandas de luz pueden ubicarse en cualquier sitio, incluso a plena sombra.

Cuando traigas plantas nuevas a la casa, realízales revisiones cada semana pues debes llegar a conocer el grado de atención que cada una necesita, especialmente cuánta humedad requieren. Existen plantas que necesitan humedad permanente en sus raíces, con otras en cambio debes esperar a que sus raíces estén secas para volver a regarlas. Siempre verifica si el follaje está saludable, de modo que puedas prevenir cualquier enfermedad o debilitamiento. No olvides desechar las hojas y flores marchitas regularmente.

como cuidar nuestras plantas 2.jpg ULTRA F - RF - Thinkstock

Lógicamente hay que regular la cantidad de agua que le ponemos a nuestras plantas. Una de las causas de muerte de estos organismos es el exceso de agua. Si presionas el suelo y ves que hay suficiente humedad, probablemente no sea necesario regar ese día. Cuando le tomas el peso a la maceta te das cuenta de si tiene una buena cantidad de agua o está seca la tierra. Lo ideal es comprar un medidor de humedad que suelen vender en los viveros.

Cada planta tiene un tamaño y crece de una manera singular, así pues los recipientes que compremos deben corresponderse con ellas. Es necesario determinar a qué profundidad crecerán las raíces de una planta, de manera que esta no tenga restricciones en su crecimiento.

Las plantas acumulan polvo diariamente, lo que les trae dificultades para realizar la respiración y la fotosíntesis. Además, aumenta el riesgo de las plagas. Se recomienda pasarle a cada hoja un paño humedecido para eliminar el polvo y cualquier suciedad que puede haberse adherido. Si tu planta es muy pequeña, bastará rociarla con agua de manera manual o con una regadera.

Artículos recomendados

Comentarios

1 Comentarios

Qué bonito lo que dice, me gustó

Jue, 2012-08-16 22:11