El comedor: buscando un nuevo look

El-comedor-buscando-un-nuevo-look.jpg Christian J. Stewart/iStock/Thinkstock

Muchas veces necesitamos darle un aire nuevo a ese lugar donde comemos y charlamos cada día; sin embargo, no pretendemos hacer grandes cambios. Basta mover algunos detalles con buen gusto para que el resultado nos sorprenda.

En primer lugar, verifica aquellos objetos que no están siendo utilizados y retíralos. La claridad es un elemento que torna agradable cualquier espacio, especialmente el comedor. Los muebles y artículos innecesarios puedes guardarlos en los closets, en tanto no tengan una utilidad. Mantén limpia y despejada el área.

Una nota que marca la diferencia es colocar algunas velas en la mesa. La luz de las velas tiene un efecto mágico pues da sensación de intimidad y paz. A los niños les resulta placentera. Por su parte, las cenas románticas llevan tradicionalmente este tipo de iluminación.

Se puede colocar sobre la mesa una lámpara colgante, eléctrica o confeccionada a la antigua. Su efecto se agradece, además de que adornan la habitación. También se pueden cubrir las sillas del comedor con fundas, que cumplen la misma función de la tapicería, pero al propio tiempo pueden sacarse y lavarse. Los colores y motivos pueden elegirse combinando con el estilo predominante en la habitación.

En el centro de la mesa se ubica un detalle que favorece el estilo: el salero y pimentero. Estos vienen en diseños, que van desde los clásicos de cristal y porcelana hasta variantes con madera y elementos decorativos. Realiza la elección que viene más con tu personalidad y con el comedor en su conjunto.

Los fruteros son el elemento perfecto para complementar la mesa cuando no sean los horarios de comida. Las frutas naturales dotan a los comedores de colores inigualables, de agradables fragancias y de un espíritu hogareño. No existe elemento ornamental que pueda competir con la naturaleza.

Artículos recomendados

Comentarios